"Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa". (Proverbio chino)


Hogares verdes es una iniciativa dirigida a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos que promueve el autocontrol en el consumo doméstico de agua y energía, propone medidas y comportamientos ahorradores y fomenta una compra más ética y más ecológica



martes, 20 de agosto de 2013

Limpieza sin tóxicos: recetas que preservan la salud

He vivido casi veinte años con un deterioro progresivo de salud que ha llegado a afectar a mi calidad de vida severamente. Un conglomerado de síntomas han ido limitándome tanto a nivel físico como cognitivo. Tras sucesivos diagnósticos: fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, patología mitocondrial, sensibilidad química múltiple y sensibilidad electromagnética, he ido descubriendo que en buena medida mis problemas de salud estaban provocados por el ambiente y que puedo mejorar mucho si realizo un control ambiental consciente.

Todos creemos que el aire de las ciudades está más contaminado que el de las casas, donde los occidentales pasamos el 90% de nuestro tiempo. Sin embargo, un estudio realizado por Greenpeace descubrió que el aire del interior de nuestros hogares puede estar mucho más contaminado que el del exterior. Analizó el polvo doméstico de 22 viviendas de España, Francia, Eslovaquia y Reino Unido y descubrió que todas tenían sustancias tóxicas (1 miligramo de tóxicos por gramo de polvo analizado). Existe una gran cantidad de sustancias químicas tóxicas que se acumulan en el polvo y en el aire de nuestras casas: compuestos orgánicos volátiles procedentes de pinturas, barnices, aglomerados, tapicerías, ambientadores, productos de limpieza, productos de aseo, etc...En nuestros hogares pueden encontrarse formaldehído, benceno, ftalatos, xileno, bisfenol A, resinas epoxi, compuestos organoestánnicos, nonifenol, plomo, arsénico, cloruro de metileno, pentaclorofenol, alquifenoles, inhibidores de llama halogenados o bromados, etc. Se nos pondrían los pelos de punta si supiéramos los efectos que este cóctel de sustancias tienen para nuestra salud y para la de todos los seres vivos. Entre otras cosas, son cancerígenos, neurotóxicos, alergénicos y actúan como disruptores hormonales. Por eso la primera medida a tomar es ventilar al menos cinco o diez minutos en invierno y el mayor tiempo posible en verano.

No me ha quedado otro remedio que investigar y aprender mucho, he cambiado muchos de mis hábitos, pero he descubierto que esto no es sólo bueno para mí, que he mejorado mucho, sino para toda mi familia y para la gente que me rodea. Veo además que las medidas que he ido tomando benefician al Planeta, pues hacen que mi hogar y lo que de él proviene sea verde y no contaminante. Y además he descubierto que en buena medida, estas medidas simplifican e incluso abaratan mi vida.

Habría muchas cuestiones que os podría contar, pero me centraré en un aspecto muy concreto: la limpieza.

Cuando tomé conciencia de que muchos de los productos que utilizaba eran muy poco saludables, vacié mi armario de la limpieza. Lo primero que me sorprendió fue la cantidad de productos diferentes que utilizaba para limpiar. No exagero nada si os digo que tenía entre veinte y treinta productos: diversos tipos de detergentes para lavar a mano y a máquina, suavizante, lavavajillas, desengrasantes, limpiametales, limpiacristales, amoniaco, lejía, limpiahornos, limpiador para el baño y para vitrocerámicas, ceras, limpiamuebles, etc., etc., etc. Todo eso que yo tenía en mi armario pasaba al aire que yo respiraba y al agua que yo utilizaba para limpiar y de allí, inevitablemente, acababa en los ríos.

He descubierto que puedo hacer perfectamente la limpieza utilizando tres productos ecológicos: detergente para lavadora, detergente para lavavajillas y detergente líquido para fregar (Este es mi limpiador multiusos. Vale igual el jabón de toda la vida, pero a mí me es más cómodo y versátil si es líquido, pues lo puedo añadir al cubo de fregar o al limpiador de azulejos, baños, horno o tapicerías). Utilizo también ecobolas, reduciendo a la mitad la cantidad de detergente que utilizo para los electrodomésticos. A esto añado varios productos de toda la vida que ahora empleo para la limpieza:  
Vinagre: Es desinfectante, desincrustante, elimina la cal y limpia cerámica, cristal, suelos, azulejos, etc.
Bicarbonato sódico: Tiene cualidades desodorizantes y suavizantes: lo utilizo como suavizante para la ropa, y como limpiador para hornos, metales, etc.
Agua oxigenada: Mezclada con vinagre constituye un poderoso desinfectante que sustituye a la lejía, pero hay que emplearlos correctamente como luego explicaré.
Aceite de linaza, aceite de oliva y cera virgen limpian y nutren todo tipo de maderas.
Os explicaré cómo lo hago:
  • Friego los suelos con agua caliente y vinagre. Habitualmente añado un poco de lavavajillas líquido ecológico.
  • El vinagre con un poco de agua caliente es un excelente limpiacristales (mejor aún si se limpian con un estropajo y se secan con papel de periódico), sirve para limpiar azulejos y mamparas (quita la cal si se deja varias horas y se frota con un cepillo fuerte) y da un perfecto acabado a la vitrocerámica (tras rascarla con la rasqueta y fregarla con el estropajo y lavavajillas líquido o jabón).
  • El horno queda bien fregándolo con estropajo, primero metálico y luego normal. Para hacerlo utilizo una mezcla de agua caliente, lavavajillas, bicarbonato y limón o vinagre.
  • Sustituyo el suavizante de la lavadora por tres cucharadas de bicarbonato, que blanquea, suaviza y desodoriza. Se le puede añadir un chorro de vinagre. También puede añadirse algún aceite esencial si se quiere dar olor pero, por definición, lo limpio no huele y los suavizantes, para que el olor permanezca, utilizan almizcles sintéticos y otras sustancias muy poco sanas.
  • Los muebles de madera quedan muy bien si se le pasa, de vez en cuando, un trapo impregnado de aceite de linaza, que los nutre y repara (se puede sustituir por oliva, pero me gusta más el de linaza que se encuentra en droguerías grandes).
  • Los muebles que no están barnizados los encero con una mezcla de cera virgen de abeja y aceite de linaza (hago la mezcla calentando la cera al baño de maría hasta que se funde y añadiendo aceite de linaza hasta que al solidificar queda con una consistencia untuosa que permite aplicarla con un trapo y luego sacar brillo). 
  • Si necesito desinfectar: encimeras, fregaderos, baños, utensilios de cocina, bayetas, incluso ensaladas o alimentos, utilizo una receta de Susan Sumner (científica de la Universidad Politécnica de Virginia). Sustituyo la lejía por una mezcla de agua oxigenada y vinagre. Tengo un pulverizador para cada líquido (no se deben tener nunca mezclados en un solo recipiente, pues el producto resultante no es inocuo, como lo son ambos por separado). Pulverizo la superficie a limpiar primero con una cosa y luego con la otra (si son alimentos luego se aclaran con abundante agua). Da igual el orden. Luego paso un estropajo o una bayeta. Acaba con todo tipo de bacterias: salmonella, shigella, e. colli, etc. en alimentos y superficies altamente contaminadas. En pruebas de laboratorio se ha comprobado que es más efectivo matando esas bacterias que la lejía o cualquier otro limpiador doméstico.
  • Para los baños, alterno lo anterior con lavavajillas ecológico líquido. 
  • Algunos metales, como la plata, se limpian muy bien con un trapo y bicarbonato. Para los demás utilizo un producto ecológico que se llama “piedra verde” o si no la tengo, también funciona frotar primero con medio limón y luego con un trapo que tenga vinagre y sal.
  • Los ambientadores artificiales huelen bien, pero en muchos casos llevan formaldehído, benceno, terpeno, tolueno, ftalatos y almizcles artificiales, que son disruptores endocrinos. Es más sano poner sobre un radiador agua con cardamomo, clavo o canela en rama. También se puede hacer un ambientador mezclando flores y hierbas secas (pétalos de rosa, lavanda, laurel, mejorana...), especias (clavo, canela, cáscaras secas de limón o naranja...), sal gorda y arrurruz en polvo. Se tiene la mezcla medio mes cerrada en un lugar oscuro y luego se reparte en cuencos por la casa y se le añaden aceites esenciales que se reponen cuando se agota el olor. La zeolita, el bicarbonato y los huesos de aceituna carbonizados sirven también para absorber los malos olores.
Una última cosa: las plantas ayudan a descontaminar el aire de nuestra casa, al igual que lo hacen con el de las ciudades. Cuantas más se tengan, más purifican. Absorben formaldehido, xileno, tolueno, dióxido de carbono. Algunas de las más eficaces en esta tarea son: el tronco del Brasil, la hiedra, las cintas, los ficus, el espatifilo, la drácena, el potos y la palmera. 
Blanca Salinas

14 comentarios:

  1. Muy buena recopilación. Yo utlizo una mezcla de vinagre y alcohol proporción 3:1. Además haciendo mi propio jabón consigo eliminar jabones sospechosos de la colada, en esta entrada de blog lo explico y hay por ahí un video http://ambientalytal.blogspot.com/2011/04/seguimos-limpiando-la-huella.html
    Voy a probar lo del bicarbonato como suavizante, hasta ahora usaba solamente vinagre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por crear conciencia por medio de este blog.
    Cada día son más las personas afectadas por la exposición a los "inofensivos" productos de limpieza.
    El consejo de tener plantas en casa para purificar el aire de nuestros hogares lo voy a llevar a la práctica desde hoy mismo!

    ResponderEliminar
  3. Excelente post, la verdad es que me parece muy bueno esto de poder tomar conciencia de que ciertos productos químicos son ofensivos para la salud y los reemplacemos por algo natural.

    ResponderEliminar
  4. Un post lleno de recursos e información valiosa. La limpieza "verde" es un tema realmente interesante y lleno de utilidad. ¡Muchas gracias!

    Un saludo desde Madrid.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena recopilación. Para la colada añadiría el percarbonato sódico para evitar que la ropa blanca amarillee y el vinagre también como suavizante y desodorizante. Para manchas en la encimera, incluso en ropa, espolvorear bicarbonato sódico y posteriormente vinagre funciona muy bien. Como desatascador de tuberías también.

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo. Para los interesados os recomiendo un libro “Limpiar con Svabba”, publicó hace tiempo Ikea para su sección Family, y está muy bien. Esta obra además contiene trucos útiles de limpieza como productos o maneras de limpiar ciertos materiales.

    ResponderEliminar
  7. Hay muchos productos de limpieza ecológicos que funcionan realmente bien.
    Muy bueno el artículo, y es pero que gracias a tu cambio en la forma de limpiar te encuentres mucho mejor. saludos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:08 p. m.

    Cada día estoy más concienciado de este tema. Trabajo en casa y en invierno no abro tanto las ventanas entonces mi mujer llenaba la casa de ambientadores.Últimamente estaba notando que no me cundía igual, me agobiaba y me dolía mucho la cabeza. Así que me puse a buscar soluciones y ví el tema de los purificadores de aire me decidí y compré uno. He notado la diferencia desde el primer día, x lo menos en el salón que es donde trabajo ya no usamos ambientadores, simplemente no huele a nada.
    Todo esto nos ha hecho replantearnos el tema de la limpieza, me quedo con este artículo a ver si empezamos a ponernos manos a la obra con esto.

    ResponderEliminar
  9. Excelente artículo, es importante saber las diferentes formas en las que podemos reducir costos a la hora de limpiar, aunque también es muy importante tener en cuenta nuestra seguridad a la hora de usar estos productos, saber qué tipo de artículos como, trapeadores, en caso de que se trate de una industria o maquila debemos tomar en cuenta la calidad de los guantes, overoles, cofias, cubre bocas, cubre barbas, redes de nylon para cabello, madiles, cubre mangas, guantes de malla de acero, wipes y paños de limpieza.
    Un saludo.

    ESC REPRESENTACIONES
    http://elsauz.com/

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:38 p. m.

    Excelente. Gracias por compartir esta información.
    Tengo una duda, si alguien me la puede resolver por favor. Para la limpieza hablamos de ¿Vinagre de manzana ó vinagre de vino tinto ó vinagre de vino blanco? Es que en diferentes páginas hablan de vinagre blanco (que no sé si se refiere a vino blanco o al de manzana), pero aquí la foto es de vinagre de vino tinto. Estoy echa un lío con este tema. Porque si es vino tinto ¿No huele después toda la casa a vinagre? y si lo usas en la ropa ¿No huele después la ropa a vinagre?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Felicitaciones por esta entrada!

    Muy util la observacion de incluir plantas como mecanismos de limpieza en el aire, haciendo que un olor mas natural perdure en el hogar.

    ResponderEliminar
  12. Acabo de leer tu post y me ha parecido muy interesante. Algunas de estas prácticas ya las he probado anteriormente a leer tu artículo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  13. Felicidades por el post. Y felicidades también por ese cambio de mentalidad.

    Recuerdo que hace tiempo trabajaba en un taller de grabado calcográfico y para la limpieza del cobre utilizábamos vinagre con bicarbonato para desengrasarlas y realmente funciona. Estos métodos de limpieza tradicional funcionan realmente.

    Saludos :-)

    ResponderEliminar
  14. Amigos, os invito a conocer el proyecto documental "¿Cuánto ensuciamos cuando limpiamos?". Un largometraje sobre el uso inadecuado e injustificado de productos y compuestos nocivos dentro de nuestro entorno cotidiano.

    http://cuantoensuciamoscuandolimpiamos.org/

    https://www.facebook.com/cuantoensuciamoscuandolimpiamos/

    ¡Esperamos que os guste!

    ResponderEliminar