"Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa". (Proverbio chino)


Hogares verdes es una iniciativa dirigida a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos que promueve el autocontrol en el consumo doméstico de agua y energía, propone medidas y comportamientos ahorradores y fomenta una compra más ética y más ecológica



miércoles, 26 de junio de 2013

¿Qué es una ecoauditoría energética?

Una Auditoría Energética es un proceso de evaluación del consumo energético y del coste asociado en un edificio. Tiene como resultado un informe (el Plan de Auditoría) en el que se plantean unas medidas de mejora para el edificio, para optimizar el consumo energético y por tanto lograr un ahorro económico, además de una reducción de emisiones de CO2

¿A quién va dirigida?

Cualquier organización, institución pública, empresa o particular que gestione un inmueble en el que existan consumos energéticos elevados, puede beneficiarse de una Auditoría Energética, consiguiendo los siguientes objetivos:
  • Tener un conocimiento fiable de su consumo energético y del coste asociado.
  • Identificar los factores que más afectan a su consumo energético.
  • Evaluar las posibles medidas de ahorro, considerando tanto los costes de inversión necesarios, como los de mantenimiento, periodos de retorno, y otros beneficios asociados.
Una Auditoría Energética debe adaptar su nivel de detalle a las necesidades del cliente y al motivo por el que se realiza: ¿Queremos ahorrar dinero? ¿O quizá reducir nuestras emisiones de CO2? ¿Mejorar nuestro edificio o renovar nuestros equipos e instalaciones? ¿Sensibilizar a los usuarios y trabajadores sobre los beneficios de la eficiencia energética? ¿Aprender nuevas formas sostenibles de gestionar y mantener un edificio?

Proceso a seguir

Primeros pasos:

En primer lugar el auditor energético debe conocer el motivo por el que se decide llevar a cabo la auditoría, para centrar su estudio y el análisis del edificio en lograr los objetivos que se ha planteado la persona o institución que encarga el estudio. También debe conocer las posibilidades con las que cuenta ésta (tiempo disponible, recursos económicos, alcance previsto de la actuación, etc.).

El uso del edificio y los recursos económicos disponibles son algunos de los puntos a tener en cuenta. Un caso muy particular es el de los edificios destinados a usos docentes, donde existe un alto consumo energético asociado a la calefacción y a la iluminación. Además estos edificios tienen limitada la actuación a los periodos vacacionales, por lo que el Plan de Auditoría ha de contemplar actuaciones escalonadas por fases, tanto por la disponibilidad de recursos económicos como por la limitación temporal de la actuación.


En el contrato de la figura las potencias de los diferentes tramos horarios no se corresponden con la realidad de la energía consumida, así el el horario LL se excede de la potencia contratada, por lo que se paga un extra-coste. Por otro lado el mayor consumo energético de produce en el horario LL, modificando el funcionamiento de algunas instalaciones una parte de este consumo podría pasar al horario V con un coste inferior.
El siguiente paso será recoger y analizar la documentación básica del edificio (planos, instalaciones, libro de mantenimiento, etc.), de su funcionamiento (horarios de uso, ocupación del edificio, temperaturas de consigna y otros datos relevantes sobre el funcionamiento del edificio) y de la zona (climatología, posibilidades de alternativas de suministro energético, legislación vigente, etc.).

Por último se recopilarán las facturas y contratos de suministros (facturas de electricidad, combustibles, agua, etc) de un periodo de 3 años o, en caso de que esto no sea posible, de al menos 1 año. Estos datos son fundamentales para iniciar la auditoría ya que se podrán obtener datos medios del comportamiento del edificio y detectar desviaciones importantes en el consumo.

Los diversos cambios en la legislación del suministro eléctrico hacen que los contratos no siempre se correspondan con las necesidades particulares del usuario; en ocasiones la potencia contratada no se ajusta a la demanda real y se pagan extra-costes innecesarios. La revisión de los detalles del contrato: potencia, energía consumida, energía reactiva, horarios, etc, puede suponer un ahorro de hasta el 20%.

En el contrato de la figura las potencias de los diferentes tramos horarios no se corresponden con la realidad de la energía consumida, así el el horario LL se excede de la potencia contratada, por lo que se paga un extra-coste. Por otro lado el mayor consumo energético de produce en el horario LL, modificando el funcionamiento de algunas instalaciones una parte de este consumo podría pasar al horario V con un coste inferior.

Análisis y toma de datos:

De los suministros energéticos:
A través de los contratos: compañía suministradora, nº de acometidas, potencia en cada una, tipo de tarifa, potencia total contratada, tensión de suministro, etc.

A través de facturas: energía consumida anualmente, el gasto de esta energía, su coste medio, la tasa de utilización de la potencia contratada, la discriminación horaria, la energía reactiva y la estacionalidad.

A través de la toma de datos: análisis real de la situación en que se encuentra la instalación en relación a la antigüedad, mantenimiento, estado de los elementos emisores, puntos débiles, dimensión adecuada para el uso, información sobre posibles anomalías detectadas en la instalación, niveles de iluminación y sistemas de regulación, etc.

Del comportamiento térmico:

A través de los planos: tipología de fachadas y cubiertas, carpinterías exteriores y vidrios, orientación, protecciones solares, zonificación del edificio, flujos de entrada y salida, ocupación del edificio, etc.

A través de la toma de datos: estado de real la envolvente térmica, permeabilidad y estado de las carpinterías exteriores, defectos en la conservación o mantenimiento, estudio de los posibles puentes térmicos, estado de las protecciones solares y elementos de sombreamiento, etc.

De los patrones de uso:

A través de la documentación previa: tipología y uso de la edificación, horarios de funcionamiento, temperaturas de consigna de las instalaciones, niveles de iluminación, tipo de luminarias y su zonificación.

A través de la toma de datos: temperatura de funcionamiento real de la instalación y horarios de activación, ocupación real de cada zona y horarios de funcionamiento, análisis de las pérdidas energéticas debidas al uso, niveles de confort de los usuarios, gestión de la ventilación y de la iluminación natural, existencia de sensores o detectores de presencia, comportamiento del edificio en horarios de baja ocupación.

Resultado final: El Plan de Auditoría

El auditor analizará todos los datos disponibles y los objetivos del cliente para ofrecer al usuario un Plan de Auditoría que incluirá:

Una serie de propuestas de mejora de las que se especificarán:
  • Objetivo de la mejora
  • Descripción detallada
  • Materiales y recursos a utilizar
  • Plazo de ejecución
  • Interferencias con el funcionamiento del edificio
  • Valoración económica
  • Ahorro económico y energético 
Una agrupación por fases y niveles de actuación teniendo en cuenta:
  • Medidas de mejora que no implican coste económico o que éste es muy bajo
  • Medidas de mejora de coste medio
  • Medidas de mejora de coste alto
Una planificación que identifique los plazos y las acciones necesarias en cada uno de los campos de actuación:
  • Comportamiento energético: la energía más barata es aquella que no se consume; por lo tanto, un buen Plan de Auditoría incluirá actuaciones sobre la envolvente térmica del edificio en aquellos puntos donde sea viable actuar. Las medidas pasivas tienen la ventaja de que los ahorros producidos son permanentes.
  • Suministros energéticos: Se aportarán soluciones para la modificación de los detalles de los contratos, para la instalación de energías renovables y para la modificación de aquellos elementos de las instalaciones que tengan un funcionamiento deficiente.
  • Patrones de uso: El uso del edificio y la formación de los usuarios son un elemento clave en el ahorro energético. Las modificaciones en los patrones de uso son fácilmente aplicables y pueden generan altos ahorros energéticos a bajo coste.
Leo Fernández
d-fine estrategias para la sostenibilidad

3 comentarios:

  1. ¿Esto es lo que habrá que hacer en España según la legislación nueva? Perdón, pero no sé si se ha aprovado o no, ni dónde consultarla... ¿alguien me puede ayudar y decirme cómo la encuentro? ¡Gracias por anticipado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquín, el gobierno ha aprobado un Real Decreto el RD235/2013 que obliga a realizar un Certificado de Eficiencia Energética de todos los edificios (locales, viviendas, oficinas, etc) que se vendan o se alquilen. Entró en vigor el 1 de junio de 2013, puedes encontrar más información en nuestra web en este enlace http://www.d-fine.es/archivos/servicios/certificacion-energetica-edificios-existentes/

      La Certificación Energética se basa en cálculos teóricos y en una simulación de cómo se comporta una vivienda, en función de sus características constructivas, su orientación y la zona climática en la que está ubicada. El resultado es una letra de la A a la G, similar a la que ya tienen los electrodomésticos. La Auditoría Energética sin embargo se basa en datos reales que se obtienen de las facturas energéticas, de las características constructivas, del uso, etc y aporta medidas de mejora concretas para conseguir ahorros energéticos y económicos. No es obligatoria, pero se recomienda hacerla porque con medidas sencillas se pueden conseguir importantes ahorros a corto y largo plazo.

      Trasladando el ejemplo a un coche, el Certificado de Eficiencia Energética sería equivalente al consumo teórico: 6 litros/100 km según las especificaciones del concesionario. En función de cuánto y cómo uses el coche, si te mueves por una ciudad o por carretera, si usas marchas largas o cortas, si te gusta correr, si haces los cambios de aceite a tiempo o apuras unos meses más, si tienes los neumáticos en buen estado, etc tu coche consumirá 60 € al mes o 100 €. La Auditoría te ayuda a reconocer los puntos débiles y a optimizar ese consumo real.



      Eliminar
  2. Anónimo7:22 p. m.

    NOS GUSTARÍA INVITAROS Y COMPARTIR CON EL RESTO DE ASAMBLEAS, COLECTIVOS Y VECINOS/AS LA “JORNADA AUTO-INFORMATIVA SOBRE BANCOS DE TIEMPO, MONEDAS SOCIALES Y OTRAS ALTERNATIVAS ANTE LA CRISIS”

    (ver cartel y hoja informativa en www.asambleapuebloseste.blogspot.com)

    Sábado 6 de Julio a las 19:00h en los merenderos del lago de Coslada (metro: línea 7 “naranja” estación: la Rambla)

    Es una jornada auto-informativa, quiere decir que hasta su celebración entre todos /as podemos ir escribiendo y compartiendo información, vídeos, enlaces, etc. en este documento compartido. http://titanpad.com/XpDpNGw4nC

    También podemos añadir preguntas, comentarios, etc… Así podemos ir formándonos sobre estas iniciativas y luego compartirlas con los vecinos/as de nuestro barrio.

    Iremos filtrando toda la información del documento en 3 niveles, BÁSICO-MEDIO-AVANZADO según el nivel de complejidad, para que sea más fácil su lectura.

    ¡ÁNIMATE A ESCRIBIR Y CREAR ENTRE TODOS/AS UN PEQUEÑO ESPACIO DE INTERCAMBIO Y DE DIÁLOGO!

    El día de la jornada (como ya estamos auto-informados), realizaremos un coloquio conjunto en donde podremos compartir con el resto de vecinos/as todas estas alternativas que iremos descubriendo entre todos/as.

    Un abrazo indignado y autogestionado! ¡NOS VEMOS A TRAVÉS DE INTERNET Y TAMBIÉN EN LA JORNADA! ¡OS ESPERAMOS!

    ¡QUÉ SÍ SE PUEDE! ¡QUÉ SÍ PODEMOS! ¡QUÉ YA PODEMOS!

    ResponderEliminar