"Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa". (Proverbio chino)


Hogares verdes es una iniciativa dirigida a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos que promueve el autocontrol en el consumo doméstico de agua y energía, propone medidas y comportamientos ahorradores y fomenta una compra más ética y más ecológica



lunes, 28 de mayo de 2012

Jabón casero

Fabricando jabón casero tenemos un doble beneficio:
- Damos un uso a un residuo potencialmente muy contaminante (el aceite usado de la cocina)
- Obtenemos un producto excelente para la limpieza doméstica y el aseo personal.
Ahí va, pues, nuestra receta del clásico “jabón blanco”:

Ingredientes:
  • 1.5 L agua
  • 1.5 L aceite (si utilizamos el aceite usado en la cocina, conviene filtrarlo previamente)
  • 250 gr. sosa cáustica
  • Sal marina

Procedimiento:
Se echa el agua fría en un barreño metálico, se añade la sosa y se deja que se disuelva. El agua se calentará debido a la reacción química entre agua y sosa (hay que tener cuidado con la sosa). Se añade un puñado de sal marina.

Se calienta ligeramente el aceite y se incorpora poco a poco al barreño. La mezcla se mueve continuamente un cucharón hasta que cuaje el Jabón. Este proceso dura aproximadamente una hora.

El jabón resultante, se pone en una caja (por ejemplo, una caja de madera de las que se usan para la fruta) forrada de papel de periódico (el papel irá absorbiendo el agua que va soltando el jabón). También podemos utilizar una lata de base ancha (la típica de caballa en aceite de 1 Kg, unos tetrabriks partidos a la mitad...). Debemos dejar el producto unos días oreándose hasta que esté seco. El jabón se debe cortar en trozos cuando ya esté consistente, pero antes de que se endurezca mucho.

Observaciones: Es posible obtener un jabón más artístico, añadiendo flores secas en su decoración o esencias para el perfume. Este jabón blanco es la base para formular otros productos.
Precaución: La sosa cáustica es muy corrosiva y debes evitar que entre en contacto con la ropa o con la piel. Es recomendable utilizar guantes. En caso de mancharte, lávate inmediatamente con agua abundante y jabón. El jabón debe hacerse en una sala muy ventilada o, mejor aún, en un espacio abierto, para evitar respirar los vapores que se producen. El jabón no debe usarse hasta que pasen cuatro o cinco semanas y esté completamente seco y "maduro", ya que en los primeros días puede conservar un cierto poder corrosivo.

2 comentarios:

  1. Anónimo8:40 a. m.

    Me parece más que genial esta idea... todo un descubrimiento esta web, me parece que voy a investigar durante muchas horas... gracias!

    ResponderEliminar
  2. lissette4:36 p. m.

    quisiera saber como afecta al medioambiente o a al piel o al agua la sosa o soda caustica, ya que la he usado en el baño por ejemplo y es muy fuerte.entonces me cuetsa pensarla en jabon.. muchas gracias!

    ResponderEliminar