"Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa". (Proverbio chino)


Hogares verdes es una iniciativa dirigida a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos que promueve el autocontrol en el consumo doméstico de agua y energía, propone medidas y comportamientos ahorradores y fomenta una compra más ética y más ecológica



lunes, 10 de octubre de 2016

Posos de café: hay vida detrás de la taza


¿Para cuántos de nosotros el día no comienza de veras hasta que nos tomamos la primera e imperdonable taza de café como si fuese un “chute” directo en vena? Da igual que sea de una cafetera italiana de las de toda la vida, una de espresso o una de capsulas, el momento del café forma parte de nuestra rutina matutina sin la que nos es imposible salir de casa.

Tras esa rutina, viene otra, la de limpiar nuestra cafetera para dejarla preparada para la próxima dosis de nuestra adicción ;). Y entonces, de forma mecánica y casi sin darnos cuenta, hacemos un gesto inmediato de tirar los restos del café molido (llamados posos o zurrapa según la zona) o la capsula al cubo de basura, porque… ¿ qué otra cosa vamos a hacer con ellos? Si ya no sirven para nada ¿no?

Pues si realmente te preguntas si es posible darles una segunda vida a esos posos, quizás la respuesta te va a sorprender: ¡¡ Si se puedeeeeeeeee !! Aún puedes sacarle mucho provecho a ese producto tan insignificante, ya que estos posos de café tienen aún unas cualidades que permiten darles otros usos.

Teniendo en cuenta que a la taza llega menos de un 1 % del grano, los posos restantes todavía están cargados de nutrientes y otros productos orgánicos, así como de propiedades físicas, que pueden aprovecharse.

Aunque no estamos ni siquiera entre los 25 países que más café consumen en el mundo, lo cierto es que el consumo de café en España es alrededor de 3,5 kg por habitante al año, lo que supone que tiramos a la basura más de 150 millones de kilos de restos de café al año (a nivel mundial se estima que son 2.000 millones de toneladas de posos y otros subproductos)

Además, estudios recientes de la Universidad de Granada y del CSIC han demostrado que los posos de café tienen sorprendentes propiedades saludables, siendo ricos en fibra y en compuestos fenólicos altamente beneficiosos, e incluso tienen una capacidad antioxidante 500 veces superior a la de la mismísima vitamina C. Esos resultados, unido al dato de que el sector del café genera al año 2.000 millones de toneladas de posos y otros subproductos (como la cascarilla del café),hacen pensar que los restos del café se podrían reutilizar para elaborar alimentos más saludables para los humanos

Por eso, teniendo en consideración que actualmente todos estos restos se arrojan a los vertederos, reciclar café se convierte un pequeño gesto ecológico, pero, sobre todo, puede ser muy práctico para solucionar pequeños problemas a nivel doméstico de forma natural.

Conclusión: ¡¡ No tires los posos de café al cubo de la basura!! Aún tienen mucha vida útil…

Para qué sirven y cómo los podemos emplear

Aquí te presentamos una lista de los usos más habituales en el ámbito doméstico, pero seguramente surgirán nuevas ideas para aprovecharlos al máximo. Si es así, no dudes en compartirlas con nosotros

Neutralizar los malos olores del hogar y aromatizar 
  • De las Manos o utensilios de cocina : Como ya sabes, después de pelar y picar ajos o limpiar pescado, no es fácil eliminar el olor de las manos. Para ello, solo tienes que frotártelas bien con los posos de café, y después enjuagártelas con agua. ¡Comprobarás que el olor ha desaparecido! 
  • Del Cubo de basura: Deja secar los posos de café y extiéndelos en el fondo del cubo de basura, por debajo de la bolsa. Esto ayudará a mantener el cubo sin olores durante varios días. ¡Pero acuérdate de renovarlos tras unos días de uso! 
  • De la Nevera: Introduce los posos de café secos en la nevera en un pequeño recipiente hondo ( para evitar que se vuelque accidentalmente ) destapado. 
  • De Armarios o el interior del coche: Coloca los posos en una bolsa porosa - o incluso puedes utilizar ese par de panties que ya no te vas a poner porque tiene alguna pequeña marra - ciérrala bien, ponle una cinta para colgar y cuélgala de una percha o del espejo retrovisor.
  • Puedes fabricar Velas aromáticas de café: En un tetrabrick vacío, limpio y seco, se echa un poco de parafina líquida e inmediatamente los posos de café. Se termina de llenar el cartón con parafina líquida, se le pone una mecha y se deja secar hasta que se endurezca. Cuando se endurece por completo se rompe el cartón y queda la vela. 
Limpieza y Mantenimiento doméstico 

Por su estructura de grano, presentan propiedades abrasivas, que lo hacen muy útil a la hora de limpiar :
  • Ollas y sartenes no antiadherentes: Cuando los residuos son difíciles de eliminar, se puede añadir posos de café en la sartén y frotar con un estropajo.
  • La chimenea: Si antes de barrer las cenizas de la chimenea, las cubres con posos de café mojados o húmedos, éstos ayudarán a tener el polvo y las cenizas controladas, de modo que no vuelen por todo la habitación, haciendo más cómodo el proceso de limpieza de tu chimenea.
Por otro lado, también sirven para reparar pequeños arañazos en muebles de madera oscura: solo tienes que echar unos cuantos posos de café sobre el arañazo, con ayuda de un bastoncillo para los oídos, dejarlos actuar durante diez minutos y después pulir la zona con un trapo.

Higiene Personal y Doméstica
  • Jabones: Cuando hagas tu jabón casero, solo tienes que añadir a la mezcla un poco de posos de café, y conseguirás un jabón con gran capacidad para eliminar olores persistentes.
  • Mascarilla revitalizante para cabellos oscuros: Hay varias maneras de utilizar los posos de café como estimulador del crecimiento del cabello.
    - Puedes “lavarte la cabeza” con los posos de café antes de utilizar el champú (ayudará a éste a eliminar la grasa del pelo), o añadirlo a tu acondicionador, y después enjuagarlo.
    - Si no te importa que el pelo te huela a café, otra forma es preparar una loción con la que te rociarás las raíces durante el día. Para ello, solo hay que mezclar los posos de café con una o dos tazas de agua caliente, y dejarlo reposar unos 15 minutos. Tras eso, se cuela y se echa el líquido en una botellita con atomizador. Puede conservarse en la nevera.
  • Exfoliante para la piel: Muele los posos si es necesario, para asegurarte de que queden extrafinos. Después mezcla el resultado con aceite de oliva o con tu gel de baño o jabón líquido y lávate como de costumbre. En las zonas con piel menos sensibles, también puedes darte un masaje con el café sobre la piel húmeda usando movimientos circulares 
  • Tratamiento relajante, exfoliante y desodorizante para los pies: Agrega los posos de café a una palangana con agua caliente, en la que introducirás los pies por unos 15 minutos. También puedes frotarte los pies con los posos de café para suavizar la piel y eliminar células muertas. 
  • Cortar pequeñas hemorragias: Para heridas que no son serias, se puede parar el sangrado echando posos de café directamente sobre la herida. Se deja dos minutos y se enjuaga. El sangrado se habrá detenido.
Elaboración de manualidades 
  • Fabricación de Tinte casero natural: Pon los posos en un filtro, empápalos con agua caliente durante cinco minutos, y obtendrás un tinte de color marrón, ideal para darle a la madera un toque rustico oscuro, teñir ropa o pintar sobre papel. 
  • Relleno de Manualidades: Una vez secos, puedes rellenar con ellos manualidades que necesiten un relleno “blando” como alfileteros, muñecos o pequeños cojines. Solo asegúrate de que las costuras estén bien cerradas para no ir perdiendo el relleno al usarlo.
Cuidado del jardín y mascotas

Quizás sea de los usos más conocidos para los aficionados a la jardinería y/o la horticultura, pero no por ello deja de sorprender a los que aún no nos hemos iniciado en ese campo
  • Abonar y dar Estructura al sustrato: Añadiendo los posos de café a la tierra de tus plantas mejorarás su red de drenaje, ventilación y retención de agua, además de aportar nutrientes al suelo (especialmente nitrógeno y fosforo). Puede utilizarse de forma directa, mezclándolo con la tierra y regando, o de forma líquida, diluyendo unos 50 gr en 4 litros de agua. 
  • Cultivar setas y hongos: Los organismos que mejor saben aprovechar los nutrientes que aún quedan en los posos del café son los hongos, y se ha comprobado que crecen con más rapidez que en madera dura o paja. Basta con mezclar los posos con el micelio (o semilla) de la seta escogida dentro de una bolsa de plástico, caja o tarro de cristal, dejarlas en una habitación a oscuras y regarlas, y en unas dos semanas se pueden recoger las primeras setas. 
  • Favorecer el Compostaje y/ o Vermicompostaje de los restos orgánicos: Se pueden mezclar con los restos orgánicos en el compostador casero para favorecer su desarrollo. En el caso del vermicompostaje no se sabe exactamente cómo, pero permite mantener una elevada población de lombrices.
  • Repelente de insectos: para ahuyentar a plagas como hormigas, mosquitos y caracoles en nuestras plantas.
  • Antipulgas: Aplícalo mezclado con el champú de tu mascota y masajeando bajo la piel del animal. No sólo evitará las pulgas, sino que hará que su pelo tenga mayor suavidad.
¿Por qué reutilizar los posos del café?

Los beneficios ambientales de la utilización de los posos de café son múltiples:

⇒ Se reutilizan los posos del café, y se puede apoyar el desarrollo de un negocio alternativo a la producción o venta de café, que se integra dentro de la llamada Economía Azul, cuya filosofía puede resumirse en “los desechos de un producto son la materia prima para la producción de otro”.

⇒ Se reduce la emisión de metano, Gas de Efecto Invernadero procedente de la descomposición de los posos en los vertederos.

⇒ Se reduce el volumen de desechos que van a los vertederos, reduciendo así la necesidad de espacio para ello.

⇒ Es más sostenible, pues no sólo es “ecológico“ para el medioambiente, sino que, si además utilizas café de comercio justo, se apoya el desarrollo local de las comunidades productoras de café.

El proceso de fabricación y conservación
  1. Recolección: Si utilizas una cafetera con filtro, ya tienes el trabajo hecho. Si es de capsula, debes recortar las tapas de las capsulas con ayuda de un cuchillo, aprovechando como punto de inicio el agujero que ha hecho la cafetera en la capsula
  2. Secado: vacías el contenido del filtro o de la capsula en un colador (lo más amplio posible) para que vaya eliminando el agua que le pueda quedar. A continuación, lo dejas en un lugar ventilado , y a ser posible soleado, durante al menos 24 horas – según la época del año puede necesitarse algo más de tiempo – removiéndolo de vez en cuando para facilitar la ventilación de los posos. Una vez secos o casi secos, lo pasas a una bandeja o recipiente de poca profundidad y la máxima anchura posible, y se pone al sol. 
  3. Conservación: Se conserva sin problemas en un recipiente de cristal.
Aunque para algunos usos se humedezcan los posos, es importante que éstos estén completamente secos cuando se guarden, pues si no empiezan a “criar” moho en su superficie.

María del Mar Arjona Cabrera
Ecoemotion Educación Ambiental

5 comentarios:

  1. Anónimo2:53 p. m.

    Con respecto a la costumbre de echar los pozos de cafe a las macets, creyendo que es un abono, es rotundamente falso.

    Se trata de un residuo fresco con una elevada relación C/N. Ello provoca una inmovilización del Nitrógeno existente en el sustrato provocando un efecto depresivo de este elemento.Lo que comunmente se conoce como "hambre de Nitrógeno".
    Para evitr ete efecto epresivo es necesario, más bien , ES OBLIGATORIO, .....compostar ( éste y cualquier resíduo con una C/N elevada). El pozo de café compostado SI tiene efectos positivos en el aporte de Nitrógeno, Fósforo y Potásio.
    Además cualquier resíduo en fresco ( el pozo de café entre ellos) es un caldo de cultivo de posible hongos fitopatógenos del sistema radicular de las plants. Efecto que se elimina, una vez más , compostando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria del Mar Arjona1:43 p. m.

      Indicar que, como dejo entender en el articulo, yo no soy una iniciada en el tema de la jardinería y/o la horticultura ( es más, soy un poco negada para este tema), por lo que las utilidades relacionadas con esa actividad que se indican, no son aportación personal, sino recopilación de las que he encontrado por la red y me parecía que podían tener cierta logica.
      Por eso, pido disculpas por cualquier información errónea que pueda plantearse en el texto, y agradezco muy sinceramente la corrección realizada al respecto.

      Eliminar
  2. Otro pequeño gesto que puede servir para acallar nuestra conciencia, como se decía en otra entrada reciente de este blog.
    De todas maneras, no está de más tenerlo en cuenta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria del Mar Arjona2:03 p. m.

      Jesús, yo soy de la opinión que lo importante al actuar no es si con ese pequeño gesto conseguimos "acallar" o no nuestras conciencias, si no, el valor sumatorio total de esos pequeños gestos, y sobre todo que los vayamos incorporando a nuestra rutina diaria.

      Una de mis frases de cabecera al respecto es una de Eduardo Galeano ( escrita en otro contexto, pero que puede aplicarse perfectamente al contexto ambiental) que dice "Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo".
      Considero que no debemos infravalorar el papel de cualquier pequeño gesto dentro del conjunto total.

      Eliminar
  3. No sé cómo es exactamente el proceso, pero en mi casa también se han tirado por el fregadero para mantener limpias las tuberías.

    ResponderEliminar