"Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa". (Proverbio chino)


Hogares verdes es una iniciativa dirigida a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos que promueve el autocontrol en el consumo doméstico de agua y energía, propone medidas y comportamientos ahorradores y fomenta una compra más ética y más ecológica



lunes, 3 de septiembre de 2012

¿Cuánto detergente debería echar en la lavadora?

- ¡Para! – le dije yo, justo cuando se disponía a echar el detergente en la máquina.
- ¡Pero si estoy echando sólo medio cacito! – protestó ella, pensando, seguramente, que me estaba volviendo un tacaño.
 
La escena doméstica – rigurosamente cierta – sucedió en mi casa hace unos pocos días. El dosificador del detergente (una jarrita de plástico que venía con el producto) tenía una capacidad de 250 ml, de forma que el “medio cacito” correspondía a 125 ml. Mirando la tabla impresa en el paquete comprobé que, en condiciones de “poca suciedad” y agua “blanda o media”, (las circunstancias aplicables a este caso), el fabricante recomendaba 70 ml (poco más de la mitad de lo que mi hija adolescente estaba echando “a ojo”).
 
El dosificador de la discordia. La marca negra señala el
volumen de detergente recomendado por el fabricante
La solución para evitar este “sobreenjabonado” fue sencilla: poner una marca con un rotulador indeleble en el nivel recomendado por el fabricante (ver jarrita de la izquierda, en la foto). Pero el incidente me planteó algunos interrogantes: ¿Estamos echando demasiado detergente en nuestras lavadoras? ¿Cómo podríamos ajustar mejor nuestras dosis?
 
En un artículo publicado hace un par de años en el Wall Street Journal bajo el título “The great American soap overdose” (la gran sobredosis de jabón americana) se informaba sobre la tendencia de los norteamericanos a utilizar un exceso de detergente en sus lavadoras. De acuerdo con el artículo, “generaciones de consumidores han lavado su ropa con la creencia de que una mayor cantidad de detergente les garantizaba una ropa más limpia. Mientras que, en realidad, un exceso de detergente hace que nuestra ropa salga sucia y descolorida y que nuestra lavadora tenga malos olores”.
 
El artículo se hacía eco de una encuesta, realizada por la empresa Methods Ld, que revelaba que el 53% de la gente no utiliza la cantidad de detergente recomendada por el fabricante sino que hace su propia estimación “a ojo” o, peor aún, para simplificar, llena completamente el dosificador, una práctica que, de acuerdo con los autores del estudio, supone desperdiciar más de la mitad del producto.
 
El artículo confirmaba que hay, al menos, dos motivos por los cuales la gente tiende a poner una cantidad de detergente excesiva en la lavadora:  
  • Algunas personas creen firmemente que una dosis mayor de la recomendada por el fabricante le asegura un mejor lavado.
  • Otros calculan a ojo, sin medir la dosis y utilizan una cantidad excesiva (aquí contribuye el efecto “jarrita dosificadora engañosa”).
La creencia: ¿Más detergente = más limpieza?
 
Definitivamente, más detergente no significa más limpieza. De hecho dos efectos frecuentes de la sobredosificación son:
 
Ropa menos limpia: Una dosis excesiva de detergente puede crear una marea espumosa en el interior de la lavadora que eleva la suciedad y los restos sólidos sobre el nivel del agua, dificultando su eliminación en el proceso de aclarado. Por eso, cuando se pone excesivo detergente es posible que la ropa salga con pelos y pelusas o, incluso, sucia. Si tenemos que lavar ropa con manchas, lo único realmente eficaz es aplicarles algún producto detergente antes del lavado.
 
Problemas para la lavadora: El exceso de espuma también puede dejar residuos en el cajetín o en los conductos de la lavadora que, a la larga, acaben dificultando su buen funcionamiento.
 
Calculos “a ojo”
 
La referencia básica que utilizamos para echar el detergente “a ojo” es el dosificador que proporciona el fabricante. Y lo cierto es que muchos de esos dosificadores tienen un tamaño excesivo y unas escalas difíciles de leer que, a menudo, aparecen impresas en relieve en el mismo color del plástico y no tienen marcas claras para las dosis estándar que se recomiendan en el paquete. Los dosificadores que aparecen en la imagen son una buena muestra de ello.
 
 ¿Soluciones?
 
Hay que reconocer que acertar con la dosis adecuada de detergente no es tan fácil. No sólo influye la dureza del agua (las aguas duras requieren mayor dosis que las blandas) o el grado de suciedad de la ropa; la cantidad de agua consumida por ciclo de lavado (que varía según el modelo de lavadora y el programa de lavado elegido) o el tipo de ropa también son aspectos a tener en cuenta. Conviene recordar que, en los últimos años, las lavadoras han reducido sustancialmente su consumo de agua por ciclo de lavado (ver post lavadoras y lavavajillas que consumen poco agua). Por ello se necesita menos producto para alcanzar la concentración óptima de detergente en el agua.
 
En todo caso, a la vista de los datos, podemos extraer algunas conclusiones en relación con la dosis de detergente que deberíamos echar a nuestra lavadora:  
  • El criterio de “echar a ojo” es peligroso y, con frecuencia, da lugar a un exceso de dosis… Merece la pena medir.
  • Pasarse de dosis puede ser peor que quedarse corto; una dosis excesiva perjudica a la lavadora, al medio ambiente y a nuestro bolsillo y, para colmo, la ropa puede salir sucia.
Un curioso indicio de que, en muchos casos, podemos estar “sobrealimentando” a nuestras lavadoras es el “éxito” de las “ecobolas”: a pesar de no tener un efecto limpiador demostrado , son utilizadas (y valoradas positivamente) por mucha gente, lo que hace pensar que la ropa ligeramente sucia puede ser lavada satisfactoriamente con cantidades mínimas de detergente… o, simplemente, con agua.
 
Algunas propuestas prácticas 
  1. Experimenta con dosis decrecientes de producto hasta encontrar la cantidad de detergente más adecuada a tus circunstancias.
  2. Si tienes una lavadora eficiente, seguramente necesitarás una dosis inferior a la recomendada por el fabricante.
  3. Haz una (o varias) marcas en el dosificador para aplicar la dosis que consideras idónea; evitarás poner a prueba continuamente tu agudeza visual.
  4. Si tienes una prenda con manchas, aplica sobre ellas un producto detergente con algo de agua y luego haz tu colada utilizando la dosis habitual.
Sugerencias para los fabricantes…
 
¿Por qué no proporcionar dosificadores más pequeños? (en casos “extremos” en los que el agua sea muy dura, la ropa esté muy sucia y deseemos aplicar un prelavado (condiciones en las que se recomiendan las mayores dosis), siempre se podrá recomendar que se utilicen dos cazos.
¿Por qué no mejorar la legibilidad de la escala de medida de las jarritas dosificadoras?
 
Otras entradas relacionadas:

11 comentarios:

  1. Anónimo4:39 p. m.

    Hola, trabajo en un hospital y desearía si pueden enviarme información sobre qué dilución de detergente líquido se necesita para higiene de superficies, como ej: colchones, camas, mesas auxiliares, piletas, inodoros, piso, etc.
    Muchas gracias
    Mi correo es higieneambiental.pereirarossel@asse.com.uy

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:32 p. m.

    Definitivamente el titulo es un engaño.... al final mucho ruido y pocas nueces.... mucho bla..ba.. y no se entrega ninguna relación real, que indique la cantidad de detergente ( en polvo o líquido) por kilo de ropa, como debiera ser, ya que es lo que determina la cantidad de agua y el tiempo de lavado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como puede ser un engaño si el titulo es una pregunta?
      Lo complejo del caso es que puede haber una conexion entre fabricantes de detergentes y lavadoras, pues a mayor cantidad de detergente beneficiamos a los dos, se arruina tu lavadora mas pronto y consumes mas detergente, el agua a ninguno de los tres nos preocupa, que mal, no crees?

      Eliminar
  3. Efectivamente, el texto no indica la cantidad precisa de detergente a utilizar. De hecho, si se lee el texto con atención, lo que se acaba concluyendo es que no es posible dar una cifra definida y que será necesario que cada cual haga sus propias pruebas hasta dar con la dosis idónea. El motivo es que esa dosis varía en función de multitud de factores: la marca de detergente que utilices (los hay más y menos concentrados), la dureza del agua, el nivel de suciedad de la ropa o,no menos importante, tu modelo de lavadora: para la misma cantidad de ropa, hay lavadoras que utilizan bastante menos agua por ciclo de lavado que otras lo que significa que, en algunos casos, la dosis requerida puede ser apreciablemente menor. En fin, los factores son tantos que no queda más remedio que utilizar un método de tanteo para dar con nuestra dosis ideal. Reconozco que las recetas son más cómodas y eficaces cuanto más sencillas... pero a veces no las hay. La solución de "curarse en salud" proponiendo dosis excesivas es, precisamente, lo que este artículo critica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, no habia visto q trabajabas aqui, bueno en fin, esta bien a mi criterio.... que anden bien!

      Eliminar
  4. Explicar que dosis de detergente se necesita por kilo de ropa sucia, siendo aplicable esto para lavadoras de 5,8 o 10 Kg. Etc....

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:12 p. m.

    La medida de la mitad del cacito puede ser recomendable para una lavadora de 8 kilos a+++

    ResponderEliminar
  6. Interesante analisis dwl blogger y otros comentarios tambn... podria agregar a todo esto que ademas del jabon vienen quimicos q eliminarian la suciedad que deja el.mismo jabon desps d lavar nuestra ropa, que a la larga va quedando como el zarro d una pava en el tacho, mangueras y bomba d agua d nuestro lavarropas, que ayuda d alguna manera a que nuetra tecnologia d lavado hogareña quede destruida en algunos años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo uso un detergente ecologico, que funciona muy bien no tiene ningun tipo de fosfatos,no deja ningun residuo ni en la ropa ni lavarropas, se usa muy poquito ya que es concentrado y da muy buenos resultados con la ropa.

      Eliminar
  7. Anónimo8:53 p. m.

    Lo mas sensato sería(aunque fuera por un poco de tiempo y invertir un poco más) probar, cuando compres una lavadora nueva o usada(si es que las hay) con una cantidad regular de detergente ni poco ni mucho, y a medida de que usas la lavadora usar menores cantidades. Por lo regular la mayoría de personas siempre siguen un rutina de semana(aunque no la planifiquen), entonces mientras vas calculando una medida para lavar tu ropa(según tú rutina) hasta que encuentres una medida, segur@s de que con esa medida no estas lavando con mucho jabón o que nos estas limpiando con lo suficiente. Evalúa tu rutina, si eres deportista, tendrás que calcular una medida mayor de detergente, si trabajas en oficina, tendrás que usar una medida menor,(a no ser que ese día un carro te salpico o te caiste en lodo jugando con tu hijo). Bendiciones a todos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:03 p. m.

    Una cuestión que se escapa en el artículo es que quien pone la dosis recomendada es el fabricante. Sí, ese señor que está interesado en que consumamos cuanto más detergente mejor. De modo que probablemente baste con poner mucho menos de lo que el fabricante recomienda. Tengase también en cuenta que los jabones y detergentes sirven sobre todo para eliminar resíduos de tipo graso. Residuos como el sudor son hidrosolubles casi al 100%

    ResponderEliminar