"Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa". (Proverbio chino)


Hogares verdes es una iniciativa dirigida a personas preocupadas por el impacto ambiental y social de sus decisiones y hábitos cotidianos que promueve el autocontrol en el consumo doméstico de agua y energía, propone medidas y comportamientos ahorradores y fomenta una compra más ética y más ecológica



martes, 5 de junio de 2012

¡Viva el ventilador!

Los ventiladores eléctricos son un buen invento; son bastante baratos y consiguen una sensación de descenso de temperatura de entre 3 y 5 grados con un consumo energético escaso: apenas requieren un 6% de la energía que emplea un aparato de aire acondicionado (el ventilador consume unos 0,060 Kw en una hora de uso frente a 1 Kw del aparato de aire acondicionado de 1.350 w de potencia y 2.200 frigorías/hora)

Ventiladores de techo

Los ventiladores de techo resultan especialmente eficaces, ya que distribuyen el aire en las habitaciones de forma muy homogénea y, además, ahorran espacio. Aquí os resumimos algunas cuestiones a considerar a la hora de elegir uno: 
Tamaño: es importante elegir un modelo con el tamaño adecuado para la habitación. Si es demasiado pequeño, no ventilará lo suficiente, mientras que si es demasiado grande, levantará el polvo.
Características: Debe tener, como mínimo, tres velocidades de giro para poder regular la cantidad de aire según el calor de cada momento. Los modelos más versátiles incorporan un inversor de giro. Este sistema es muy útil en invierno, ya que hace circular el aire caliente de arriba hacia abajo, incrementando la temperatura a nivel del suelo varios grados.
Dónde instalarlo: lo ideal es situarlo en el centro de la habitación. Es muy importante anclarlo adecuadamente al techo, para evitar que se pudiera desprender con el peso. En los techos suspendidos de yeso hay que colocarlo en la varilla de anclaje.

 No debemos olvidar, en todo caso, que contamos con otras fórmulas sencillas para prevenir un exceso de calor en nuestra vivienda:
  • Ventilar la casa a primera hora de la mañana o por la noche (a estas horas el aire es más fresco)
  • Usar persianas y cortinas y, a ser posible, toldos, para evitar el sol directo.
  • Emplear colores claros en techos y paredes exteriores, para reflejar la radiación y limitar el calentamiento.

5 comentarios:

  1. Buen post, me parece acertado impulsar la utilización de ventiladores en vez de equipos de aire acondicionado, ya que en determinadas situaciones es suficiente con el ventilador.

    Pero... no veo correcta la afirmación de "consiguen un descenso de la temperatura entre 3 y 5 ºC".

    El ventilador simplemente mueve el aire, esto puede hacer que aumente el intercambio térmico por convección con nuestra piel y nos refrigeremos un poco, pero la temperatura ambiente no tendría porque descender simplemente por el movimiento de aire.

    Un saludo.

    Carlos

    @_Nergiza_
    www.nergiza.com

    ResponderEliminar
  2. Opino igual que Carlos: el ventilador disminuye la sensación térmica (que, ciertamente, es la clave de nuestro confort), pero no debe variar sustancialmente la temperatura física de la masa de aire de la estancia, ya que el aparato se limita a mover el aire existente. Vamos a editar el texto para corregir esa afirmación errónea.

    ResponderEliminar
  3. Buen artículo. El ventilador ha sido un de producto muy utilizado, para refrescar el hogar, aunque ahora están siendo reemplazado por los aires acondicionado, pero los ventiladores son muy económico y no gastan mucha energía. El ventilador sigue siendo un producto muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Buen post. Pienso que los ventiladores, son uno de los mejores productos para mejorar el ambiente en el hogar y menos costoso, tanto al adquirir uno como al utilizarlo. Los ventiladores son muy buenos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:55 p. m.

    pues ami no me parese economico el ventilador yo pagaba 55000 de energia y no tenia ventilador y ase dos meses tengo vetilador y el recibo me yego x 127000 me parese mu ho aumento

    ResponderEliminar